Vino BRECA

BRECA
 

Código de Descuento para Comprar Vinos
 

BRECA 2013

D.O. Calatayud, 90 puntos Kúper. Bodegas Breca del Jorge Ordoñez.

La bodega está situada en Munébrega, en la comarca de la D.O. Calatayud (Aragón).
La bodega posee 265 hectáreas de Garnacha vieja situados entre 950m – 1000m sobre el nivel del mar.
Las uvas proceden de viñedos de viñas plantadas entre 1925 y 1945, localizados en la cima de unas colinas en valles entre la Sierra de Pardos y Sierra de Peña Blanca. Los viñedos están plantados en suelos arcillosos de pizarra descompuesta, aunque hay muy pocas precipitaciones en la región, la arcilla permite a la viña mantener la humedad y crecer sin necesidad de irrigación.
Las uvas se vendimian cuidadosamente a mano, seleccionando únicamente los racimos que tienen el perfecto grado de maduración, en la bodega pasan por una mesa de selección, donde solo las uvas que se encuentran en perfectas condiciones son seleccionadas.
Fermentación tradicional en tanque de acero inoxidable, maceración entre diez y doce días a una temperatura entre 26-28ºC y posterior crianza en barrica de roble francés durante 21 meses.

Nota de Cata Breca 2012

“Color cereza, borde granate. Aroma fruta Madera, especiado, roble carnoso, tostado, complejo, chocolate, terroso. Boca potente, sabroso, tostado, taninos maduros”.

Puntuaciones por cosecha y premios:

  • Breca 2012
    Guía Peñín 2015. 96 puntos.
    Sephen Tanzer’s International Wine Cellar Issue #176, Septiembre-Octubre 2014. 91 puntos Robert Parker’s The Wine Advocate, Noviembre 2014. 91 puntos.
  • Breca 2011
    Guía Peñín 2015. 96 puntos.
    Sephen Tanzer’s International Wine Cellar Issue #176, Septiembre-Octubre 2014. 91 puntos
    Robert Parker’s The Wine Advocate, Noviembre 2014. 91 puntos.
  • Breca 2010
    Guía Peñín 2015. 96 puntos.
    Sephen Tanzer’s International Wine Cellar Issue #176, Septiembre-Octubre 2014. 91 puntos
    Robert Parker’s The Wine Advocate, Noviembre 2014. 91 puntos.

GRUPO JORGE ORDÓÑEZ

La situación del vino español en los EE.UU. en 1987, cuando empezó Jorge Ordóñez, era desoladora, dominada prácticamente por Sherrys baratos, y aburridos Riojas acumulando polvo en las estanterías inferiores de las tiendas de vinos.
Habiendo crecido en Málaga en el seno de una familia dedicada a la distribución de vinos españoles, Ordóñez conocía todos los entresijos de este negocio –desde cargar camiones, hasta evaluar las muestras de las barricas para cerrar contratos–. No tardó en darse cuenta del potencial del vino español en América.
Pero para que su visión se hiciera realidad, tendrían que ocurrir cambios a ambos lados del Atlántico.
En el lado americano, tenía que cambiar la percepción errónea, muy arraigada, sobre el vino español. Existía la creencia de que el vino español era pálido, plano, de baja calidad, ordinario y barato. Ordóñez sabía que esta idea era el resultado de una suma de factores ajenos al vino, como por ejemplo el almacenamiento y el transporte en malas condiciones y un pésimo marketing. Él veneraba los vinos de su tierra natal y fue uno de los pocos en reconocer el gran potencial de sus antiguas viñas y de los viñedos de secano. Pero viendo las tendencias hacia la modernización en otros países, también reconocía que la elaboración del vino español en sí misma necesitaba una revitalización: algunos de los métodos tradicionales necesitaban actualizaciones; se imponía disminuir los rendimientos, y promover la limpieza. El modus operandi de Ordóñez consistía en preservar la herencia y el carácter de los vinos españoles y, a la vez, encauzarlos en la línea del paladar del siglo XX. Esto tenía sus riesgos. En vez de abrazar las tendencias internacionales, Ordóñez se atrevió a dar un paso más y poner a prueba el paladar de los americanos, siendo el primero en introducir vinos exóticos como Albariño, Txakolí y Godello en un mercado que conocía poco más que la sangría.
Jorge tiene una lista impresionante de logros: nombrado en dos ocasiones, por Robert Parker, Personalidad del Vino del año en EE.UU.; ha recibido el premio The Golden Grape Award en 1997, por la publicación Food&Wine Magazine. En 2008, Jorge fue nombrado The Luminary of the Year en Nanucket Wine Festival, la primera vez que este galardón fue concedido. También reconocido en España, obtuvo en 1997 el Premio Nacional de Gastronomía Víctor de la Serna concedido por la Academia Española de Gastronomía, y fue Personaje del Vino del año en 2008 por la prestigiosa revista Sibaritas, de la Guía Peñín.

 


Portes GRATIS - Tarifas de Envío

Comprar Vino BRECA Botella 750 cc. @ 9,08 €

Dejanos tus Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia. Más sobre nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies